Publicado: 15 de Junio de 2016 a las 11:02

Silenciosamente y a ritmo creciente, la depresión se expande de forma preocupante en los países desarrollados. Es la 2ª causa de baja laboral en España (entre cuatro y cinco millones de personas) y con tendencia a empeorar. Lo dice La Organización Mundial de la Salud. 

Tristeza, indiferencia, aislamiento, miedos, vacío existencial, auto desprecio, sentimiento de culpa, baja autoestima, estos términos y otros de similar significación nos muestran el drama de esta persona que encerrada en la esfera de su psiquismo, solamente cosecha sufrimientos.

La depresión es un proceso que como casi todas las enfermedades comienza con leves indicaciones que, si no se modifican las causas que la produce, modificando el terreno, supliendo las carencias, eliminando los excesos, normalizando las funciones alterada, fortaleciendo las debilidades que aún que puedan parecer alejadas de los problemas depresivos, realmente no lo están porque el cuerpo es todo un cuerpo desde los pies hasta la cabeza, incluido lo que no se ve.

De no ser así, fácilmente derivará en un estado de padecimiento crónico recurrente.

Al efecto de los cuidados debemos diferenciar los tiempos de crisis y el resto, tiempo de no crisis.

La medicina natural dispone de un número elevado de elementos adecuados para la atención tanto en los tiempo de crisis como en tiempo de no crisis, siendo este último el momento adecuado para hacer los trabajos de normalización, orientados a impedir futuras recaídas.

Micronutrientes clave para hacer frente a la depresión:

Minerales como el calcio 1, el magnesio 2, el hierro 3, son de vital importancia a nivel celular y transmisión del impulso nervioso. Igualmente son relevantes las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B12 y la biotina), cofactores encimáticos fundamentales para el correcto metabolismo neuronal, cuyo aporte es tratamiento de base para prevenir los cambios de humor, el insomnio, los cambios en el apetito y desórdenes en el metabolismo energético de los carbohidratos.

La carencia o bajo aporte de Vitamina C; Parece ser que también está relacionado con la depresión del estado de ánimo.

También será de vital importancia una dieta rica en ácidos grasos esenciales (aceite de lino, aceite de onagra, aceite de girasol, etc. )

Triptófano es un aminoácido esencial que junto con la vitamina B6 es precursor de la serotonina (neurotransmisor que interviene en los procesos de relajación).

Nuestro organismo no puede sintetizar este aminoácido, por lo tanto es de vital importancia cubrir sus requerimientos con la dieta y, en caso contrario, tomarlo en forma de complemento dietético.


Micronutrientes:

1 Calcio: para la correcta transmisión del impulso nervioso, evitando espasmos y convulsiones.

2 Magnesio: Para evitar alteraciones de comportamiento, debilidad y contrarrestar los síntomas depresivos.

3 Hierro: Interesante para aportar oxígeno a las células de todo el organismo y evitar estados de debilidad, cansancio, agotamiento generalizado.

Donde se encuentran estos nutrientes en la dieta:

Alimentos ricos en calcio: Sésamo, frutos secos, (almendras, avellanas, pipas, nueces de Brasil...) los higos secos, pasas, dátiles, verduras, legumbres (garbanzos, judías blancas, soja, lentejas, avena en copos, en grano).

Alimentos ricos en magnesio: Arroz integral, pasta integral, todas las harinas integrales, avena en copos, en grano, mijo, espelta, salvado de trigo, salvado de avena, verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli, col, judías verdes etc.)

Alimentos ricos en hierro: Huevos, carne magra, mejillones, mariscos en general, granos integrales (arroz, avena, mijo, trigo sarraceno) legumbre, espinacas.

Alimentos ricos en vitaminas del grupo B: Arroz integral, pasta integral, avena, levadura de cerveza, huevos, verduras verdes (espinacas, acelgas, col,..) legumbres

Alimentos ricos en Vitamina C: Kiwis, cítricos, acerolas, frutos de espino amarillo, escaramujo, apio crudo.

Alimentos ricos en omega 3: aceite de lino, nueces, aceite de argán, pescados azules.

Alimentos ricos en triptófano: Huevos, derivados lácteos, arroz, trigo, tapioca, legumbres, soja, guisantes, frutos secos, cacao.

Se debe evitar:

Se debe evitar la cafeína, el tabaco, alimentos con elevado contenido en grasas saturadas (embutidos, nata, mantequilla...) azucares simples (pasteles, galletas, golosinas...)

Muy interesante:

Es muy interesante tomar el sol, practicar ejercicio unas tres veces por semana, actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Hipérico (Hypericum Perforatum)

El hipérico es una planta herbácea que ha sido tradicionalmente usada para muy diversas afecciones. No hace mucho tiempo se ha demostrado que el extracto de hipérico es efectivo para el tratamiento de las depresiones leves y moderadas

Sobre la actividad antidepresiva del hipérico se ha demostrado en numerosos estudios clínicos revisiones sistemáticas y meta análisis. La evaluación de todos ellos permite determinar que existen suficientes evidencias de su efectividad en depresiones leves y moderadas, de forma similar a los fármacos antidepresivos, causando menos efectos secundarios, si se le compara con los antidepresivos triciclicos y con los ISRS.

Ralea Real fresca

A las propiedades antidepresivas del hipérico, se asocian la acción tónica y reconstituyente de la jalea real, sobre el sistema nervioso. La jalea real aporta nutrientes esenciales como encimas, vitaminas (B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12, A, C, D, E) minerales y oligoelementos, aminoácidos esenciales, así como un factor lipoproteico de acción tónica y dinamizante, muy indicado en personas deprimidas. Así, la jalea real tiene propiedades reconstituyentes, disminuye la tensión emocional, mejora el estado de ánimo en la depresión y tonifica en sistema nervioso.

Triptófano

Otro nutriente importante por su mediación en la solución de las crisis depresiva o en evitación de la mima, es el triptófano aminoácido esencial conocido. Es necesario para la formación de proteínas estructurales y funcionales y principal precursor del neurotransmisor serotonina, de la hormona melatonina segregada por la hipófisis y la vitamina niacina.

Varios estudios han demostrado que la concentración de serotonina en el cerebro es directamente proporcional a la concertación de triptófano en el plasma y en el cerebro. La ingesta dietética de triptófano influye directamente en la cantidad de serotonina en el plasma, en el cerebro y en los niveles de todo el cuerpo.

La primera demostración aceptada, del control directo de un neurotransmisor, por un simple aminoácido, fue realizada en 1980.

Con el aporte de triptófano se pretende:

Favorecer la síntesis de serotonina, como principal neurotransmisor implicado en la depresión.

Favorecer la síntesis de melatonina relacionada con la regulación del sueño.

Favorecer la formación de niacina (Vta. B3)